FIN DEL INSTITUTO DE VERANO 2016

El INSTITUTO DE VERANO 2016

FIN DEL INSTITUTO DE VERANO 2016

¡El INSTITUTO DE VERANO 2016 SOBRE APRENDIZAJE BASADO EN EL PENSAMIENTO HA FINALIZADO CON GRAN ÉXITO!

Ya finalizó la segunda semana del Instituto de Verano y una vez concluido, podemos constatar que han sido unas semanas y un curso muy productivo. CTT trabaja con colegios haciendo proyectos de desarrollo para el profesorado, donde se forma a los profesores para aplicar la metodología sobre Aprendizaje basado en el Pensamiento, con el fin de enseñar su propio currículum, frente a la tradicional metodología centrada en el aprendizaje memorístico. La metodología TBL se centra en el propio alumno, donde los alumnos trabajan juntos mediante grupos de pensamiento colaborativo y se implican en el aprendizaje activo basado en el uso de estrategias para emplear un pensamiento con destreza y aplicarlo al contenido curricular. Son aproximadamente unas 15 destrezas diferentes de pensamiento en las que los profesores enseñan a los alumnos para que aprendan mejor. Los participantes de la segunda semana del Instituto de Verano eran profesores ya familizados con la metodología TBL en los colegios, también profesores que han asistido a la primera semana para aprender la formación básica de TBL, así como profesores que ya conocen algo de TBL pero que no han estado implicados con una formación de este tipo.
Los alumnos tienen que recopilar su propia información, pero en vez de buscar simplemente en internet esta información y copiarla, se trata de juzgar la fiabilidad de las fuentes de información y aplicar un pensamiento crítico con destreza, de modo de puedan justificar sus propias conclusiones en el proyecto. O del mismo modo, en vez de identificar simplemente los diferentes ecosistemas en la Antártida, los alumnos han de analizar diferentes componentes del medio ambiente de una masa de tierra como Antártida para proveer un ecosistema seguro y sostenible para los propios animales que habitan la zona. Posteriormente los alumnos han de explicar cómo funcionan estos ecosistemas y por supuesto también han de considerar qué tipo de amenaza de calentamiento global supone para estos ecosistemas.e los profesores enseñan a los alumnos para que aprendan mejor. Los participantes de la segunda semana del Instituto de Verano eran profesores ya familiarizados con la metodología TBL en los colegios, también profesores que han asistido a la primera semana para aprender la formación básica de TBL, así como profesores que ya conocen algo de TBL pero que no han estado implicados con una formación de este tipo.
La segunda semana ha facilitado que los profesores puedan trabajar de 3 formas diferentes de enseñar TBL, aplicando y practicando las lecciones TBL que se aplican en los programas de nuestros colegios. Tanto Fernando Trujillo (Universidad de Granada) como Carol McGuinness (de la Universidad de Queen en el norte de Irlanda) me han acompañado y asistido con la formación de los profesores. Los participantes eran tanto grupos de profesores como profesores individuales de diferentes colegios implicados en proyectos TBL, en España (Gran Canaria, San Sebastian…) así como profesores del extranjero que venían de Perú (Lima), Chile (Antofagasta) y Ciudad de Mexico. Ha sido un número ideal de profesores para este tipo de programa -28 profesores en total, más uno o dos profesores visitantes.
Los dos aspectos principales que se han tratado en esta segunda semana han sido unidades para estructurar el currículum en unidades de aprendizaje basadas en proyectos (unidades PBL) junto con una selección de destrezas de pensamiento. El fin de todo esto ha sido proveer un pensamiento y una experiencia de aprendizaje más rica y profunda que la que puede proveer simplemente desarrollar un proyecto.
Lo primero que implica este tipo de proyectos en los que se da un pensamiento eficaz es que el propio alumno es el conductor y el que guía su propia experiencia de aprendizaje. Dos ejemplos en los que los participantes pudieron trabajar, fueron “Antartida” (cursos de primaria) y “el impacto de Martin Lutero en Europa” (cursos de Eso en adelante).
Los alumnos tienen que recopilar su propia información, pero en vez de buscar simplemente en internet esta información y copiarla, se trata de juzgar la fiabilidad de las fuentes de información y aplicar un pensamiento crítico con destreza, de modo de puedan justificar sus propias conclusiones en el proyecto. O del mismo modo, en vez de identificar simplemente los diferentes ecosistemas en la Antartida, los alumnos han de analizar diferentes componentes del medio ambiente de una masa de tierra como Antártida para proveer un ecosistema seguro y sostenible para los propios animales que habitan la zona. Posteriormente los alumnos han de explicar cómo funcionan estos ecosistemas y por supuesto también han de considerar qué tipo de amenaza de calentamiento global supone para estos ecosistemas.
En el ejemplo de los cursos de Secundaria, tuvieron que contrastar las diferencias entre la interpretación del Cristianismo de Martin Lutero y la del Papa, mediante una amplia comparación que permite a los alumnos reflexionar sobre las similitudes y diferencias, identificar las que son importantes para luego arrojar conclusiones –llamamos a esto “comparar y contrastar con destreza”. De este modo los alumnos han de investigar cómo era el mundo en el siglo 16 y cómo se constituía el sistema social de entonces, basado en el feudalismo, así como poder conocer las ideas de Lutero y su gran impacto en gran parte de Europa. A mi parecer, los resultados de este primer día de duro trabajo por estos equipos, han sido extraordinarios – no solamente se dieron nuevos planes basados en el pensamiento que puedan aplicar posteriormente en los colegios, sino modelos para reestructurar muchas de las unidades instruccionales identificadas en el curriculum de sus respectivos países.
Ha sido de tal importancia que esto nos ha permitido que puedan hacer lo mismo utilizando una resolución de problemas basado en la acción o unidades basadas en proyectos como alternativa al aprendizaje basado en los libros de texto que se ha venido haciendo en España y por tanto en el resto del mundo. La gran experticia de Fernando Trujillo sobre unidades de aprendizaje orientados a la acción que él ha venido desarrollando en España y cómo le han seguido los profesores en esto, ha supuesto una gran y enriquecedora experiencia para todos estos 30 participantes.
De hecho, estoy tan orgulloso de los resultados que he pedido a cada grupo que escriban esto de modo que podamos colgarlo en la web de CTT para que esté accesible a todos.
Los últimos dos días del curso han sido diseñados para que resulten más exploratorios y de hecho así ha sido gracias a la sensibilidad y agudeza que han mostrado en el grupo trabajando todos juntos. El tema a tratar ha sido: cómo podemos tratar el manejo de nuestras emociones como tema de un proyecto para todos los alumnos de modo que puedan hacer uso de un pensamiento eficaz para poder centrarnos en aspectos relacionados con las emociones. Hemos explorado cómo ayudar a los alumnos a ser más conscientes de sus emociones –no solamente identificar emociones como rabia, miedo, alegría… sino ser conscientes de que emociones de este tipo que tienen en sus vidas, generalmente están dirigidas a “objetos” (no tenemos simplemente miedo, sino que tenemos miedo a algo como por ej. no querer cruzar la calle cuando llueve, para evitar un accidente; no solamente nos sentimos felices en general, sino que estamos contentos porque nuestro equipo ha ganado. También pudimos explorar cómo ayudar a los alumnos a reconocer sus emociones y su implicación en el comportamiento –así los demás también son conscientes de nuestras emociones. Y finalmente hay situaciones específicas que generan las emociones que sentimos. Es importante pensar sobre la situación en sí (¿lo que veo es un cocodrilo o es solamente un tronco de árbol que se parece a un cocodrilo?) y si sobre lo que estamos enfadados (me han robado mis deberes) es correcto o no, si esto nos ayudaría a reflexionar y pensar: ¿debo realmente tener miedo? O ¿debo realmente enfadarme? Y por supuesto hemos de ayudar a los alumnos a que reconozcan esto y a tener el hábito de pararse a pensar cuando las emociones como el miedo y la rabia salen a nuestro encuentro. ¿Es posible? Por supuesto. Si la emoción está justificada y nos hace actuar de un modo, hemos de preguntarnos: ¿lo que hago es lo más adecuado sólo porque estoy enfadado? A veces sí lo es (correr y escapar del cocodrilo) y a veces no lo es (empezar una pelea porque me han quitado los deberes). Es importante ayudar a nuestros alumnos a aprender a pararse y pensar en estas circunstancias. También hemos podido explorar en el contexto escolar y poder aplicar algunas de estas ideas a contextos como la ansiedad ante los exámenes, miedo al fracaso escolar, sentimientos de indefensión y frustración en caso de sufrir bulling. Carol McGuinness y yo nos hemos dado cuenta de que es este un tema fundamental a explorar: cómo ayudar a los alumnos a desarrollar una auténtica inteligencia sobre sus emociones. Y por tanto, concluimos el curso con una pregunta y un reto: de qué diferentes modos podemos ayudar a los alumnos a construir un buen pensamiento que sustente la propia vida emocional con el fin de que aprendan a practicar su inteligencia emocional.
Hemos pedido al grupo que desarrollen lo que ellos consideran que es importante a la hora de marcar un objetivo esencial en los programas educativos de todo el mundo. Les hemos dejado con la idea que siempre hemos querido comunicar: Todos los alumnos pueden llegar a ser buenos pensadores y aprendices y depende de nosotros encontrar el modo de conseguirlo.
Suelo decir que estos cursos no los dirigimos a profesores, sino que más bien está dirigido a los alumnos para que puedan llegar a ser mejores pensadores y aprendices. Soy consciente de que lo que he venido viendo y en lo que he estado trabajando sobre la temática del pensamiento desde el año 1976, solamente representa una mínima parte del sistema educativo arcaico que se ha perpetuado y que sabemos que fracasa a la hora de proveer a los alumnos lo que ellos necesitan –una buena forma de pensar, necesitada por todo el mundo- en esta cada vez más compleja sociedad del siglo 21.

Robert Swartz, Center for Teaching Thinking

Madrid

July, 2016

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.